viernes, 20 de enero de 2012

La Conferencia de Wannsee – 20/01/1942.

NOTA PREVIA: En esta entrada se ofrece una visión revisionista de la Conferencia de Wannsee, según corresponde a un diario desde el punto de vista de la Alemania Nacional Socialista.  Para una visión clásica de la Conferencia, consultar la siguiente entrada.  Tras este aviso a navegantes, espero que nadie se lleve las manos a la cabeza.  Demócratas sensibles abstenerse.

El lugar de la reunión: la villa situada en los números 56–58 de la ensenada Großen Wannsee del río Havel, situada en Wannsee, localidad al sudoeste de Berlín.

Camaradas,

La Conferencia de Wannsee ha sido una reunión que se ha celebrado hoy en Berlín entre un grupo de representantes civiles, policiales y militares del gobierno de Alemania y que ha tenido como tema central la "Solución Final del Problema Judío" (Endlösung der Judenfrage).

Cuadro de los asistentes a la conferencia.

Desarrollo y propósito.

Al principio de la Conferencia, Reinhard Heydrich ha recordado a todos los presentes que acaba de ser nombrado responsable encargado de la preparación de la Solución Final de la cuestión judía en Europa (Endlösung der europäischen Judenfrage). Será en adelante responsable del conjunto de medidas necesarias para la Solución Final de la cuestión judía sin tener en cuenta los límites geográficos.

Heydrich resume a continuación la política antijudía llevada hasta entonces:
• La exclusión de los judíos fuera de las esferas vitales del pueblo alemán.
• La exclusión de los judíos fuera del espacio vital del pueblo alemán.

Reinhardt Heydrich, organizador de la conferencia.

De hecho tras el avance fulminante del ejército alemán en el Frente del Este (Unión Soviética) Heydrich actúa, pues, en función de esta nueva situación:

Con la autorización previa del Führer, la emigración ha dado paso a otra posibilidad de solución: la evacuación de los judíos hacia el Este.

Invitación de Heydrich dirigida a Martin Luther para asistir a la conferencia.

No se podrían sin embargo considerar estas acciones más que como paliativos, pero las experiencias prácticas ya recogidas en este sentido son de una importancia significativa para la futura solución final de la cuestión judía.

Esta solución definitiva sólo podía, en efecto, ser realizada tras la guerra y esta solución había sido siempre considerada de la misma forma: la expulsión de todos los judíos de Europa. Eso fue lo que dijo expresamente Hitler al Embajador en París, Abetz: el Führer le dijo que tenía la intención de evacuar a todos los judíos de Europa después de la guerra.

El texto de Wannsee.

Primera página del Protocolo.

El Protocolo de Wannsee es el informe de la Conferencia que ha tenido lugar hoy, 20 de enero de 1942 y en la que han participado los Secretarios de Estado administrativamente interesados en la solución de la cuestión judía y los Jefes de Servicios encargados de su ejecución. Una lectura atenta del acta de la reunión, prueba que los alemanes consideran una "solución final territorial (eine territoriale Endlösung) de la cuestión judía", que desembocará en un "resurgimiento judío" en un espacio geográfico a determinar. Se trata de un texto donde no se nombran ni las cámaras de gas ni el exterminio, sino únicamente el traslado de los judíos al Este de Europa. Los detalles de esta conferencia, son numerosos, pero el alma del proyecto se ve reflejada en lo que sigue:

Entretanto, en vista de los peligros de la emigración durante la guerra y de las posibilidades en el Este, el Reichsführer SS y el jefe de la policía alemana habían prohibido la emigración de judíos.

El programa de emigración ha sido ahora reemplazado por la evacuación de los judíos hacia el Este como una posible solución ulterior, de acuerdo con la previa autorización del Führer.


Lógicamente esto sólo debe considerarse como un remedio temporal pero no obstante la solución momentánea del problema judío es de gran importancia.

Bajo la dirección adecuada los judíos deben ser llevados al Este, del modo oportuno, para su empleo como mano de obra, durante el curso de la solución final. En grandes grupos de trabajadores, separados por sexos, los judíos útiles para el trabajo serán enviados a dichas zonas y empleados en la construcción de carreteras, durante lo cual, sin duda alguna una buena parte perecerá por causas naturales.


Lista elaborada por Adolf Eichmann, uno de los asistentes a la conferencia, en la que se recoge el número de judíos existentes en cada nación europea.

Los restantes que por último consigan sobrevivir y ya que esta es sin duda la parte que encontrará la mayor resistencia, deberán recibir el trato adecuado puesto que ellos, por ser fruto de la selección natural, habrán de ser considerados como el germen del futuro judío merecedor de obtener su libertad.

En el programa para la realización práctica de la solución final, se peinará Europa desde el este al oeste. El territorio del Reich, incluyendo el Protectorado de Bohemia - Moravia, será el primero, únicamente por razones de problemas domésticos y otras necesidades sociopolíticas.

Los judíos evacuados deben ser primero llevados grupo tras grupo a los denominados guetos de tránsito, para desde allí transportarlos más hacia el Este.

Una importante precaución para la entera ejecución de las evacuaciones, tal y como más tarde ha explicado el SS General Heydrich, consiste en establecer exactamente la categoría de personas que deben incluirse.

Se tiene intención de no evacuar a los judíos mayores de 65 años, sino enviarlos a un gueto adecuado a su edad (se cree que Theresienstadt).

Junto con estas categorías de ancianos -de los quizá 280.000 judíos que el 31/10/1941 se hallaban en el viejo Reich y en Austria, puede que el 30% supere los 65 años- deberán ir a los guetos para ancianos aquellos judíos con importantes heridas de guerra y los que tengan condecoraciones (la Cruz de Hierro de 1ª Clase). Con esta solución apropiada las numerosas excepciones posibles serán suprimidas de un plumazo.


Un grupo de judíos son evacuados al este desde Riga en diciembre de 1941.  El Reich les proporciona toda clase de comodidades en su viaje.  Sobre todo, una nutrida escolta armada para protegerlos de los partisanos.

En relación con el problema del efecto de la evacuación judía en la vida económica, el secretario de Estado Neumann ha dicho que los judíos empleados en industrias de guerra vitales no deben ser evacuados por ahora en tanto que no haya substitutos disponibles.

El SS General Heydrich ha señalado que estos judíos, de acuerdo con las directivas aprobadas por él para la conducción de las evacuaciones actuales, no serán evacuados.

El secretario de Estado Dr. Buehler ha dicho que el Gobierno General aceptaría gustoso el comienzo de la solución final de este problema extraordinario y porque las obligadas previsiones de mano de obra no obstruirían el curso de esta acción... Además, de los dos millones y medio de judíos en cuestión, la mayoría no son útiles para el trabajo... sólo pide una cosa: que el problema judío de este territorio se solucione tan rápidamente como sea posible.

Conferencia de Wannsee, NG-2586-G.

El montaje de Hollywood.

Conclusión.

Ésta es la prueba documental concisa de que no existe un programa de exterminio; la política alemana consiste en evacuar a los judíos hacia el Este. Además, no es necesario capturar los documentos alemanes para conocer este hecho. Es bien sabido durante la guerra, y durante los inicios del programa de reasentamiento se ha dicho y se ha comentado incontables veces en la prensa aliada. En el caso de los judíos vieneses deportados a Polonia a comienzos de 1941, el New York Times ha dicho incluso que "encontraron sus nuevos hogares mucho más cómodos de lo que esperaban o nunca se atrevieron a esperar". Posteriores noticias acerca del programa de reasentamientos no lo describen tan favorablemente, pero por lo menos la prensa enemiga ha dicho aproximadamente lo que está ocurriendo.

Es llamativo el hecho de que estos documentos constituyen una prueba muy sólida de que no existió un programa de exterminio, sino de evacuación hacia el Este, y aún así, no serán omitidos por los exponentes del exterminacionismo, sino que al contrario, serán presentados constantemente como prueba de que el programa de exterminio existe en realidad. Según ellos, y sin aportar ninguna clase de pruebas, "la evacuación hacia el Este es la expresión en clave para exterminio".

Es lebe Nationalsozialismus!
Es lebe der Führer!

2 comentarios:

  1. ¡Ojala que quien escribio este "articulo"hubiera tenido personalmente la oportunidad de disfrutar de todaa las "comodidades" de un viaje como estos!¡Qué monstruo anida todavia en las almas de quienes piensan asi porque la sola negación del Holocausto como un plan metodico de exterminio masivo de seres humanos demuestra un grado de ignorancia absoluta o lo que es peor aun:un nivel de maldad realmente peligroso cuando no al menos sumamente preocupante! Cuando le sea posible haga un viaje al terrible Campo de Concentración de Auswitch-Birkenau conservado como museo en Polonia para que vea por sus propios ojos el destino (la solución ) final que tuvieron los millones de personas que no pudieron sobrevivir a esas "comodidades " y el de los pocos cientos que lo lograron, para que vea si lo hallado alli fue un "montaje" de Hollywood,y ese fue uno (el mayor de todos ")de los muchos campos d exterminio que asolaron Europa.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo. tus comentarios están cargados de fanatismo y pasión. Viendo el burdo montaje en Auschwitz, se puede dar uno cuenta que todo es una invención malsana de mentes enfermas. Haz un recorrido sin "guía", y observa lo que no te muestran. Observa con atención la "chimenea" por donde salía "el humo" de los judíos incinerados después de haber sido "gaseados": es una construcción de ladrillos plantada en la tierra. No hay nada debajo. Y así por el estilo más "evidencias" del "exterminio". Se necesita ser muy tonto para creerse esos cuentos. No hagas el ridículo.

    ResponderEliminar